Bolivia: se secó el lago Poopó y especialistas advierten que no volverá a tener agua

El lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia, después del Titicaca, se secó y especialistas advierten que no volverá a tener agua.

El Poopó, ubicado en el departamento occidental de Oruro, fue fuente de vida para los habitantes locales, que pescaban en sus abundantes aguas saladas y cultivaban a lo largo de sus orillas. Ahora parece un desierto.

El lago ha sido víctima durante décadas de la desviación de sus aguas para las necesidades regionales de riego, explican los expertos. Según ellos, su recuperación es cada vez menos probable.

Jorge Molina, investigador de la Universidad Mayor de San Andrés, dijo al sitio RT que cada año que pasa la situación empeora.

“Ya no es un lago funcional. Un lago que se seca con demasiada frecuencia ya deja de ser funcional para la fauna, la flora y la biodiversidad”, agregó.

Bolivia. Así luce el lago Poopó (AP).

Abandonar el lugar

La sequía del lago obligó a las comunidades que alguna vez se asentaron en sus orillas a abandonar el lugar. “Las familias decidimos salir de la isla, porque no podemos sobrevivir sin agua, ya no hay vida”, dijo Benedicta Uguera, una mujer indígena de la localidad de Untavi.

Lago Poopó. Una familia que vive en las orillas del lago (AP).