Bolsonaro llamó “hijo de puta” y “defensor de terroristas” al presidente del Tribunal Superior Electoral

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llamó este viernes “hijo de puta” y “defensor de terroristas” al magistrado titular del Tribunal Superior Electoral (TSE), Luis Roberto Barroso, con quien protagoniza en la última semana un enconado enfrentamiento a raíz de los ataques que el líder de derecha vertió sobre el sistema de votación electrónico.

En su visita a Joinville, en el estado de Santa Catarina, que le mantendrá por ahí hasta el sábado cuando participe en un concentración de motocicletas en su apoyo, Bolsonaro fue grabado diciendo “ese hijo de puta va y hace eso, ese hijo de puta de Barroso”, mientras saludaba y se fotografiaba con sus seguidores.

Durante ese baño de masas al que acostumbre a darse Bolsonaro, dio a entender que el juez Barroso habría mandado a una serie de personas que le increparon momento antes.

Poco después, aseguró que “no ofendió” a ningún magistrado del Supremo, sino que solo “mencionó” que Barroso, quien también ocupa plaza en el Alto Tribunal brasileño.

“Quiere que nuestras hijas y nietas de doce años tengan relaciones sexuales sin que haya problema ninguno”, se explayó el presidente brasileño, que acusó al Supremo de querer volver a “la corrupción y a la impunidad”.

De vuelta a sus ataques a las máquinas de votación electrónicas, Bolsonaro aseguró que Barroso “debería estar orgulloso de poder escuchar la verdad” que le ofrece. “Dice que las urnas son inviolables. Este tipo de personas quieren decidir las elecciones del próximo año. Quiero elecciones democráticas, sin media docena de personas contando votos en un cuarto oscuro”.

Esa insistencia por lograr que el voto solo sea impreso no parece que vaya a salir adelante, pese a los intentos que tanto él como sus aliados desplegaron en el Congreso. Este viernes, el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, dijo que la propuesta legislativa presentada para ello “no tiene vistas” de prosperar.

El juez del Tribunal Supremo de Brasil, Alexandre de Moraes, decidió esta semana incluir al presidente, Jair Bolsonaro, en la investigación sobre difusión de noticias falsas por sus ataques al sistema electrónico de votación tras la solicitud presentada el lunes por el TSE.

Bolsonaro, coincidiendo con la rehabilitación política del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva hace unos meses, intensificó sus ataques contra el modelo electoral y las urnas electrónicas, esparciendo sobre sus seguidores teorías de fraude electoral para las presidenciales de 2022.