“Se me volaron los pájaros” dijo el padre del joven acusado de abuso sexual que amenazó de muerte al fiscal Alberione

Bernardo Alberione, fiscal de Delitos Complejos de San Francisco que investiga un abuso sexual con acceso carnal sobre una adolescente de 17 años, se encuentra con custodia policial.

Todo ocurrió este lunes, cuando en un allanamiento en la vivienda de Leonardo Sacco (23), el presunto autor del hecho que hasta la mañana de este martes se encontraba prófugo, su padre, Víctor Sacco, habría proferido amenazas hacia el fiscal: “Díganle a Alberione que a donde lo encuentre, lo mato”.

Ahora, el agresor ofreció su versión de los hechos: “Imagínese, allanaron la casa de mi madre en barrio Roca, entraron, rompiendo la puerta, ¿cómo quiera que me ponga? Pero nunca fue mi intención agraviar a nadie”, expresó Sacco a La Voz de San Justo.

“Para entender lo ocurrido hay que ponerse del lado de la realidad. Mi madre tiene 92 años, está inválida, no sé cómo hizo para tomar el teléfono y llamarme. Me avisa que le estaban rompiendo toda la casa, voy para allá y cuando llego, ella me pregunta ‘¿Víctor qué pasa?’, vinieron filmando lo que hacían. Entraron sin testigos, por eso rompen lo que quieren. No se tiene que actuar así, están desorientados y lo hacen de una manera violenta y grosera. Cuando entro, me doy con todo ese desastre, se me ‘volaron un poco los pájaros’, porque me molestó la situación”, aseguró el hombre.

“Me enojé, porque la vi a mi madre postrada, vi cosas que realmente eran terribles. Porque lo hicieron en la casa de mi madre fue tremendo. Me puse mal y algunas cosas les dije, pero de ninguna manera puedo amenazar a nadie: tengo 64 años, una familia formada, un ministerio de oración fabuloso”, abundó el padre del joven acusado por abuso sexual.

Leonor Failla, a cargo de la Fiscalía local, investigará las amenazas de oficio.

“Esta mañana me llamó mi abogado (Mario Ruiz) diciéndome que iban a allanar mi casa, porque al fiscal ahora le han puesto custodia. Es todo muy triste, ya que la víctima pasa a ser victimario”, continuó.

Por otra parte, el hombre afirmó sentirse “vigilado y perseguido” todo el tiempo. “Me siguen, me llaman a la iglesia, me hacen una persecución psicológica, me escrachan por todos lados. Sólo me alegra saber que están equivocados, porque esto me ayuda a saber la Justicia que tenemos, aunque no tengo nada en contra del señor Alberione”.

“Es muy triste la persecución a la que estoy sometido. Además, están mintiendo. El fiscal dice que allanaron mi casa, pero en realidad fue la casa de mi madre. Dicen que yo lo amenacé, ellos que me vinieron a allanar, esto no es serio para nada”, opinó.

Por último, el hombre admitió que “se enojó”, pero que “cualquiera se indignaría al ver veinte personas rodeando la cama de una persona postrada. Siento que es vergonzoso lo que hicieron, creo que hay mucha saña y odio en contra nuestra, nos están haciendo famosos como pistoleros”, cerró.