Desafíos, riesgos y oportunidades de los mercados en tiempos electorales

A medida que se acerca el primer examen electoral para el Gobierno nacional, ahorristas e inversores enfrentan desafíos crecientes; en un contexto de descalabro macroeconómico que la pandemia y su muy pobre gestión oficial vino a desnudar.

Tasas en pesos reales negativas, que pierden contra la inflación por 15 puntos porcentuales; y el Merval, medido en dólares, a un tercio del valor previo a las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) de 2019 son sólo algunas de las consecuencias de un gasto público desbocado que genera un déficit fiscal enorme.

También lo son los títulos públicos dolarizados rindiendo alrededor del 20 por ciento; sí, esa sería la tasa anual en dólares que debería pagar la Argentina si tuviera acceso a los mercados internacionales de deuda, mientras sus vecinos emiten al cinco por ciento,

Semejante rojo sólo puede financiarse con emisión monetaria, lo que termina destruyendo el valor del peso o, lo que es lo mismo, generando una inflación del 50 por ciento anual.

Este combo explica por qué las dos inversiones bursátiles más elegidas en los últimos meses sean los Cedear (certificados que replican el precio de acciones extranjeras), y las operatorias de dólares MEP y contado con liquidación, que, aunque con restricciones, permiten acceder a dólares billete, de manera legal, sin límite de cantidad, y a menor precio que en el mercado informal.

Esta compleja situación podría también representar una oportunidad para aquellos más predispuestos a tolerar la volatilidad típica de los mercados nacionales.

La vacunación masiva y el fin de la peor etapa de la pandemia de Covid-19, un resultado electoral que evite que el Gobierno nacional obtenga mayoría propia en la Cámara de Diputados y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) podrían disparar fuertes subas en los activos financieros argentinos, siempre que el escenario internacional acompañe.

En este frente, si bien los índices no paran de avanzar, de la mano de los estímulos y de la recuperación económica poscoronavirus, ha reaparecido la inflación, y con ella la posibilidad de un ciclo de suba de tasas que amenace con poner fin a uno de los períodos más alcistas de la historia.

Se avecinan meses cruciales, que deberán ser navegados con prudencia por inversores y empresas, sabiendo que los mercados, aún con limitaciones y riesgos, seguirán siendo la mejor herramienta para evitar la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero. Así como la fuente de financiamiento más eficiente.

* Agente CNV, asesor financiero certificado